Él preguntó, ella asintió.

- Eres lo más bonito que he visto nunca – me dijo de pronto. Sus manos rodeaban con elegancia aquel fragmento de metal en forma de cilindro que abarcaba un líquido azul, tan azul como sus ojos. Sonrió mientras la miraba, sin embargo en sus ojos se podía ver como no esperaba una respuesta.
- No digas sandeces – Y ella le devolvió la sonrisa.
Pero la verdad es que no era una sandez. Tal vez sí para ella, pero no para él. Sus manos conseguían que evocara varios recuerdos ya olvidados, y esa nariz, esa nariz de niña traviesa le hacía creer que había vuelto a ser niño otra vez.
Él bebía, vibraba y se moría por besarla. Ella sonreía, se sonroja y se moría por besarlo. Mientras tanto le daba pequeños toquecitos al lápiz con el que pocos minutos antes había estado escribiendo todas las cosas que desearía hacer antes de morir: Número 24, conocer el amor verdadero.
- ¿Te importa si me siento?
Él preguntó, ella asintió. Alegre, ilusionada, con esperanza. Sentía que algo había crecido dentro de ella, como si aquel desconocido hubiera sido capaz de despertar algo que llevaba muerto muchos años.
Después de cinco minutos y de un cigarrillo ella obtuvo el suficiente valor para preguntarle cuál era su nombre y de dónde venía. No debía ser nada cerca, por lo menos allí, en su pequeño pueblo, no se había visto nunca un milagro así. Como caído del cielo.


© Creación propia.


4 comentarios:

  1. Hola,preciosas letras van desnudando la profunda y genuina belleza de este blog, si te va la palabra encadenada,la poesía, te invito al mio,será un placer, pasa buena tarde,besos entregados...

    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Que bonito, creo que esas son las pequeñas(grandiosas) cosas que nos guardan los días y que si sabes aprovecharlo serás feliz seugra ;) Me encanta

    ResponderEliminar
  3. Ay, ay, ay, ay me encanta este relato :) Si es que a mí las historias de amor me pueden. Me ha gustado mucho cómo lo has descrito todo, los movimientos, las acciones, los sentimientos... ¡Un beso enorme! :)

    ResponderEliminar